5 errores que cometes al diseñar un carrusel de Instagram

Cuando nos metemos de lleno en el mundillo del emprendimiento online, sabes que son muchos los campos a los que toca enfrentarse, muchas batallitas que no siempre son sencillas, pero eso sí, siempre que se consiguen solventar saben a gloria.


Uno de los formatos estáticos que mejor está funcionando en Instagram ahora mismo, son los carruseles. El motivo es que permiten dar más información y suelen generar más engagement, pero cuando me toca revisar redes sociales y aconsejar qué es lo que se puede mejorar para hacer construir una identidad visual más coherente con los valores de marca, me encuentro con unos errores de diseño en este formato casi siempre, y además son fallos que suelen repetirse bastante. Así que vamos a detallar los errores más comunes que suelen cometerse al diseñar los carruseles y que puedes empezar a corregir desde ahora mismo.




1. Usar textos infinitos


No, que tengas 10 diapositivas disponibles no significa que tengas que rellenarlas con textos. Entiendo que hay mucho conocimiento en tu campo, que llevas años estudiando y te gustaría contarlo todo. Pero el formato Instagram busca un consumo rápido, tirando a ligero, que eduque, enseñe y divierta pero que sea fácil de consumir. Así que debes resumir al máximo cada diapositiva, y mostrar lo esencial para que se entienda y genere curiosidad. Además tienes que pensar que no todo el mundo va a leerte desde un móvil con pantalla enorme.


Para escribir tus parrafadas, tienes formatos como el blog, el newsletter, incluso las descripciones de texto que acompañan a tus publicaciones.


2. No sorprender lo suficiente


Estamos empapados, inundados de contenido en redes sociales. Imagina que en una mesa hay 20 manzanas verdes y una roja, sabes que mirarás primero hacia la roja. Pues la miras porque es diferente, es única en ese entorno, y algo así sucede con lo que publicas: hay que buscarle a cada diseño esa diferencia que lo haga especial. Trata de derrochar creatividad (tienes un post sobre este tema para creadores de contenido), o bien sorprender con una imagen que descoloca, un texto gigante, una forma poco vista...


3. No mantenerte en tu identidad visual


Cada marca debe tener asociada una identidad visual. Esto quiere decir que deberías tener mínimo una o dos tipografías, colores corporativos, unas formas que se asocien a tu marca y un estilo de imágenes que se mantenga en el tiempo. ¿Para qué quiero yo todo esto? Pues estos elementos van a dar fuerza, consistencia y credibilidad a tu marca, porque demuestras profesionalidad y seriedad. Además ayuda a que te reconozcan fácilmente en cuanto aparece una publicación tuya y que te recuerden. Así que tienes varios motivos para mantener una identidad visual en tus carruseles.




4. No usar todas las diapositivas


Si tenemos a nuestra disposición 10 diapositivas, a ser posible, deberíamos usarlas todas. Esto va a generar más engagement. De hecho, el algoritmo de Instagram muestra al usuario varias diapositivas en el orden en el que visualizó la última. Y a más impresiones, más posibilidad de que se comente y comparta.


El engagement de los carruseles según datos de Socialinsider entre 2017 y 2020 fue deal (1,92%), superando a las imágenes sueltas (1,74% ) y los vídeos (1,45%).


5. No distribuir la información correctamente


Puede que si has hecho tus deberes como marca personal que eres, hayas aprendido sobre el método AIDA. Pero por si no lo conoces, te lo cuento brevemente: se trata de una técnica de ventas que fue creada por Elias St Elmo Lewis en 1898 que se basa en identificar las distintas fases por las que tiene que pasar un usuario desde que conoce tu marca hasta que realizas la venta de tu servicio o producto.


Se divide en 4 fases que podemos aplicar a nuestra secuencia de diapositivas en carruseles si vamos a ofrecer nuestro servicio:


  1. Atención: en la primera diapositiva debemos captar la atención, usando técnicas creativas, un copy que impacte y un diseño atractivo y original.

  2. Interés: una vez captada la atención de los usuarios es el momento de generar un interés potente. Para ello explica toda la información de forma concisa en las siguientes 6 diapositivas. Háblales del problema. Combina con imágenes, infografías e iconos para dar vida a tu carrusel. Si lo que cuentas está hilado y es de valor, es más posible que muchas personas lleguen a las diapositivas finales

  3. Deseo: explica la solución que ofreces, cómo tu servicio puede ayudarle. Intenta que deseen tu servicio. Es mejor trabajar solo una idea concreta y no irnos por las ramas en este punto.

  4. Acción: en este punto debes hacer una sola llamada a la acción. ¿Qué debería hacer ahora el lector? Puede ser compartir, guardar, descargar desde un link en tu bío, comprar algo en tu web o desde tu tienda en Instagram...


Orden de un carrusel que usa AIDA


Ahora te toca pasar esta información a tus carruseles, y revisar si realmente estás poniendo todo el esfuerzo en sacarles partido.


Jesús Delgado

Diseñador gráfico