Diseño de cartas para restaurantes

Actualizado: abr 11

Hola, me llamo Juan, soy empresario, tengo un restaurante en el que he invertido mucho dinero, pero oiga, me ha quedado estupendo. He contratado a un interiorista que me ha hecho una virguería con el local. Luego he llamado a una empresa que me ha instalado el último TPV para que todo vaya como la seda. Tengo una terraza muy cómoda a juego con la decoración, vamos, que tengo un restaurante molón.


Ay Juan, que razón tienes. Yo que he visitado tu local me he quedado maravillado con lo que has hecho, pero como diseñador gráfico que soy, hay algo que me chirría. ¿Y la carta? ¿Por qué te has esmerado en todos los detalles y tienes una carta en fundas de las que usábamos para guardar los apuntes de mates en el cole? ¿Cómo puedes recibir a tus comensales con una carta sucia, sin nada que decir, diseño ninguno y pretender cobrar por los platos lo que sea que cobras?


Este caso me pasa muy a menudo cuando voy a cenar a algún restaurante. El esmero en el diseño y la presentación de la carta, por alguna extraña razón, no está a la altura del resto de elementos.





¿Cómo debería serla carta de un restaurante?


La carta de un restaurante tiene en términos de diseño varios niveles. Estos han de combinarse y potenciarse para tener un buen resultado, que sea atractivo y tenga capacidad para persuadir al lector. Hay que tener en cuenta que el usuario pasa unos dos minutos ojeando la carta, y tenemos un tiempo muy valioso para animar al consumo, informar de nuestros valores como empresa y, sobre todo, ayudar a la comprensión de nuestros platos.


Hay que tener en cuenta que el usuario pasa unos dos minutos ojeando la carta, y tenemos un tiempo muy valioso para animar al consumo, informar de nuestros valores como empresa y, sobre todo, ayudar a la comprensión de nuestros platos.


Las imágenes


Pueden usarse fotografías profesionales, que evoquen más la calidad del plato que la descripción exacta del mismo. Se puede jugar con desenfoques y transparencias. No se trata de mostrarlo todo, sino de evocar y crear sensaciones. Otra opción que resulta muy creativa sería el uso de ilustraciones, que dan un aspecto muy actual, y tienen un potencial infinito a la hora de trasmitir. Pueden ser vectores, acuarelas, dibujos lineales etc.



Diseño de carta de Ann Resus. Usa imágenes sugerentes de los platos

La tipografía


Los textos de la carta deben de ser claros. Se debe tener en cuenta a la hora de usar las fuentes varios factores para garantizar la legibilidad, como puede ser el tipo de iluminación, el brillo del papel, terraza o interior etc.


Diseño de menú con ilustraciones y estilo tipográfico

Cuando diseño una carta suelo usar dos fuentes máximo. Una para títulos y destacados y otra para el texto general. Luego esas fuentes tienen sus familias (así las llamamos en diseño), y amplían la gama de posibilidades. Tenemos por ejemplo una fuente Helvetica, y su familia serían todas las fuentes que la acompañan, como podría ser la negrita, cursiva, light, ultralight etc. En definitiva, lo que se busca es reducir el número de fuentes para hacer un efecto de unidad en el resultado final y facilitar la lectura.


Los titulares de la carta


Hay algo que siempre uso en el diseño de cartas cada vez que me resulta posible, por los resultados visuales y prácticos que genera: los destacados. Al final, una carta tiene en común con una revista que tenemos mucho texto y hay que dar prioridad. Por eso las revistas sacan titulares que resumen los párrafos y a su vez motivan la curiosidad del lector para leer en profundidad. En el caso de la carta la curiosidad ya está en los clientes, pero si es cierto que usando titulares podemos aportar más información, complementar y trasmitir datos sobre nuestra carta, nuestros ingredientes, los platos, el proceso de elaboración, la filosofía de la empresa, nuestros valores distintivos etc.




La organización de los platos


Existe un orden de lectura que responde a un patrón de comportamiento del ojo. Normalmente, según un estudio de Sybil Yang subdirectora de “Hospitality & Tourism Management Eye-Tracker Lab” (Universidad Estatal de San Francisco), donde analizó el movimiento de los ojos (eye tracking) encontró evidencias de que, contrario a lo que se creía hace unos años, en la cultura occidental se sigue leyendo la carta como si fuera un libro de toda la vida, empezando por la página izquierda en la zona superior. Esto hemos de aprovecharlo para colocar en esta área los platos más rentables, que no decimos los más caros, sino los que generan mayores beneficios. Otro dato que se obtuvo en el estudio es que la zona de ensaladas es la que menos se mira (algo que nonos extraña). También descubrió que usar imágenes sigue funcionando muy bien para atraer la atención hacia platos que interesa destacar, influyendo incluso en el aumento de ventas de los que aparecen en imágenes.



Diseño de carta con una correcta jerarquía de información

Es recomendable dividir las secciones de arriba hacia abajo y de izquierda a la derecha en el orden cronológico de degustación: entrantes, primeros platos, segundos platos, ensaladas, postres y bebidas. También es importante hacer divisiones que marquen el principio y el final de cada sección, no solo con un título más grande, sino también si es posible con separaciones, imágenes etc.


La densidad del menú


Como empresario deber saber que no por vender más vas a tener más ingresos, en este post te daba detalles sobre esta regla de marketing. Por eso intenta tener una carta no muy extensa, unas 4 páginas estaría bien para ayudar a tomar la decisión de los platos a los comensales.


Si en tu local pretendes ofrecer de todo eres uno más de cara al cliente, no eres un restaurante que le representa y con el que se identifica, y tu única forma de destacar sería ofreciendo precios más bajos.



Los alérgenos


Por ley ya sabes que se deben incluir los alérgenos que contienen nuestros platos en la carta. Si es posible, se pueden poner en cada plato los iconos en pequeño indicando los alérgenos que contienen. También habría que indicar que tenemos a la disposición del cliente la información de alérgenos, y si este la solicita, dársela y asesorarle en la elección del plato según la intolerancia que tenga. Recuerda la jerarquía de información, no podemos poner los iconos de los alérgenos más grandes que la letra de la carta, en orden este dato sería de los últimos a priorizar de la carta. Es decir, sus dimensiones no deben ser excesivas.


El soporte


Aquí viene uno de los aspectos más descuidados de las cartas: la elección del soporte de impresión. El tipo de papel es comprensible que debe ser resistente ya que se va a usar mucho y va a tener desgaste, pero también es cierto que no es posible lograr que nuestra carta dure mucho tiempo intacta, así que lo recomendable es que inviertas un poco más de dinero y tengas una segunda remesa de cartas nuevas preparadas para sustituirlas cuando estén dañadas. Normalmente las imprentas reducen el precio por unidad cuando la cantidad es mayor, así que terminarás ahorrando dinero.





El papel debe tener un gramaje aceptable, al menos 250 gr/m2. Lo ideal es buscar un tipo de papel que refuerce nuestro negocio. Por ejemplo, si vendemos comida vegana, podemos usar uno reciclado, que denota compromiso con la naturaleza. Si tienes un restaurante gourmet, necesitas un papel con mucho cuerpo, con un laminado que haga un efecto por ejemplo, mate. No soy muy partidario de las cartas en acabado brillo, porque los reflejos con las luces del local hacen un efecto espejo que dificulta la lectura, además, según mi criterio, evoca un acabado antiguo y artificioso.



4 ideas de diseño de carta creativo


La creatividad es uno de los factores claves a la hora de diseñar una buena carta. Las tendencias de diseño de cartas para restaurantes están moviéndose (como suele ser habitual en la mayoría de campos del diseño gráfico) hacia varias vertientes diferentes. Te muestro 5 tendencias de diseño que están revolucionando la forma en la que se presentan los platos.


Diseño minimalista


Menos es más. Esta es la corriente que mueve este estilo dónde los protagonistas son los textos y la reducción de la información visual. Eso sí, aunque parezca sencillo, necesita un trabajo detrás de organización y estructuración importante. Generalmente el uso de líneas, cuadros y formas básicas juega a favor de este tipo de diseños.









Diseño tipográfico manual


Son diseños que usan una fuente con un aspecto handmade como protagonista. Se puede aplicar este estilo tanto en menús como un murales, vidrieras etc. Se usa en restaurantes de comida rápida, en locales que quieren trasmitir una imagen saludable, natural y fresca.













Fotografía gastronómica


Este estilo usa los bodegones fotográficos para contar cómo son los platos. Aprovechamos en este caso el impacto visual para atraer la atención y generar un deseo por probar los platos fotografiados.

Es recomendable usar fotografías originales de los platos, contratando a un fotógrafo o especialista que haga el bodegón.



Ilustraciones


Son cartas que representan formas abstractas o ingredientes y platos mediante dibujos hechos a mano, con el acabado tan atractivo que esta técnica puede conseguir. Su uso es recomendable para cafeterías, panaderías y zumerías, aunque dependiendo del caso, podría usarse para otro tipo de locales.






Con estas ideas y consejos estás ya un paso por delante de tu competencia y tienes una base para hacer tu carta que espero te sirva para ayudarte a dar la mejor imagen posible en tu negocio.




  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco